Esta casilla se encuentra en la Carretera 14, kilómetro 45.9 (antes Carr. 1, km. 85.2). Además de usarse con el propósito original de conservación de carreteras, el edificio ha servido como cárcel provisional y refugio en tiempos de huracán. La casilla fue restaurada a comienzos de la década de 2000, luego de lo cual el municipio la  usó brevemente como museo. La Policía de Puerto Rico la ocupó durante varios años y en el 2011 regresó al municipio.


El techo tiene vigas y alfarjías pero no se observan ladrillos, tiene además unas vigas de apoyo que no se emplearon originalmente en estas estructuras. Las puertas, las ventanas y el piso no son originales. La pared principal del cobertizo está adosada a la esquina posterior izquierda del edificio. El cobertizo, cuidadosamente restaurado a su forma y dimensiones originales, tiene un espacio pequeño correspondiente al escusado y un espacio grande correspondiente a la cuadra. En el patio hay una estructura piramidal de ladrillos que parece corresponder a la ubicación del aljibe.