Esta casilla se encuentra en la Carretera 14, kilómetro 58.1  (antes Carr. 1, km. 72.8). Fue propiedad del Departamento de Transportación y Obras Públicas hasta 1964, cuando la obtuvo Eugenio Rolón Torres, último caminero de esta sección de carretera. Hoy la vive una hija de Don Eugenio. Sirvió de cárcel hasta la década de 1920, en el 1928 como refugio contra el Huracán San Felipe y en el 1932 como escuela. El techo original fue dañado por el Huracán San Felipe y se sustituyó por uno de cinc. El techo actual de hormigón se instaló en 1948.


Los huecos de las puertas y las ventanas han sido reducidos para instalar puertas y ventanas modernas, pero se retuvieron los marcos originales. A diferencia de las otras dos casillas de este proyecto, que tienen las piedras y los ladrillos expuestos, esta parece haber sido empañetada hace mucho tiempo, quizás durante la década de 1910, pues el Informe del Comisionado del Interior para el 1918-1919 indica que a esta casilla se le hicieron pequeñas reparaciones. En el interior, falta una pared ubicada entre el vestíbulo y una de las salas. El piso está cubierto por losa italiana moderna. La pared lateral del cobertizo está adosada a la esquina posterior derecha de la casilla, en cuyo patio no hay restos del aljibe.