Esta casilla se encuentra en la Carretera 2, kilómetro 12.7. Perteneció al Departamento de Transportación y Obras Públicas hasta que se le cedió al Instituto de Cultura para ser usada como museo. Esta entidad luego la prestó a la Cámara de Comercio de Bayamón. Hoy está abandonada y ocupada por deambulantes. La roca caliza de las paredes está expuesta pero las áreas de ladrillo fueron empañetadas y pintadas de blanco. El techo original fue sustituido por uno de hormigón. Las puertas y las ventanas no son originales.


La pared lateral del cobertizo está adosada a la esquina posterior derecha de la casilla, al final de la pared se observa una extensión de cemento.