Esta casilla se encuentra en la Carretera 8834. Su ubicación correspondió antes a la Carretera 1,  kilómetro 22.7. Esta es la única casilla que queda diseñada para un solo caminero y su familia. La planta es cuadrada y mide unos 30 por 30 pies, a ambos lados del pasillo central se ubicaron originalmente cuatro cuartos (sala, dos dormitorios y cocina). La casilla se usó como cárcel provisional. Más tarde fue adquirida por Belén Martínez, esposa del último caminero de esta sección de carretera. Hoy es habitada por una hija de doña Belén.


El techo original fue sustituido hace décadas por uno de hormigón. Las ventanas tienen unas celosías superiores fijas que parecen ser originales. En el lado posterior izquierdo de la casilla se añadió una extensión, probablemente a comienzos del siglo 20, cuya pared externa reproduce fielmente la superficie de piedra y la cornisa del resto del edificio. La pared principal del cobertizo está adosada a la esquina posterior derecha de la casilla, que no tuvo aljibe por encontrarse cerca del Río Guaynabo. Parte del agua recojida por el techo se usaba para limpiar el escusado (que estaba en el cobertizo) a través de un canal que desembocaba a cierta distancia de la casilla.