Esta casilla se encuentra en la Carretera 14, kilómetro 16.4  (antes Carr. 1, km. 115.4). Fue usada por el Departamento de Transportación y Obras Públicas, con una interrupción en el 1955 para emplearse como aula de clases mientras se reparaba la escuela del Barrio Tijeras. Durante décadas fue habitada por los descendientes de Alejandro Bobé, el último caminero de esta sección de carretera. Hoy está cerrada y abandonada. Por encima de las vigas del techo original se instaló hace muchos años uno de cinc.


Para crear el declive que descarga el agua al patio se removió el  pretil de la fachada posterior. El cobertizo está adosado a la esquina posterior izquierda de la casilla y está techado de zinc, tiene una pared frontal de madera que está en malas condiciones. A la izquierda de la casilla hay una cisterna con paredes de bloques; aparentemente, el aljibe original con bóveda de ladrillo ya no existe. El interior  de la casilla es original excepto por un pequeño baño. La estructura fue incendiada durante los primeros meses de 2012. Se perdieron las puertas y la mayoría de las ventanas, que eran originales. Varias de las vigas del techo cayeron quemadas.