Vieques (Punta Mulas)

 
 

    El faro de Punta Mulas entró en servicio el 1 de junio de 1896. Fue diseñado por Francisco de Albacete y construido por el gobierno mismo sobre un promontorio cercano al puerto de Isabel Segunda, para iluminar el pasaje de Vieques y guiar la navegación al puerto, que exportaba ganado y varios productos agrícolas. El edificio mide 53 pies de largo por 35 pies de ancho. Se parece mucho al faro de Arroyo, con el que comparte el patrón de círculos y rectángulos en la cornisa, y es casi idéntico al de Puerto Ferro, en posición opuesta en la costa sur de Vieques.

    El edificio se pintó inicialmente de gris claro, con detalles y zócalo blanco. La torre octagonal de 28 pies de altura está en el centro del edificio, su lente fijo de sexto orden proyectó una luz roja a ocho millas de distancia; actualmente la luz es producida por una linterna alimentada por paneles solares.  Los dos faros de Vieques son los únicos faros puertorriqueños construidos originalmente con dos puertas, de las cuales la trasera está flanqueada por dos aperturas circulares (ojos de buey) que ventilaban el baño y la cocina. Sobre la entrada que da al mar está la base de un asta de bandera que no figura en los planos originales. Como ambos faros se construyeron en puntos altos, sus torres son cortas y la única apertura que tienen al exterior es la puerta que conduce al techo. El interior del faro fue completamente remodelado durante la década del 1940 pero la apariencia exterior, la linterna (cuyo interior está cubierto de madera) y aparentemente el techo de ladrillos permanecieron originales. El edificio se clausuró en el 1949 pero del 1961 al 1981 sirvió de residencia a la señora Gilda Romero, quien evitó su rápido deterioro. El Municipio de Vieques adquirió la estructura y la restauró cuidadosamente en el 1992.

Vea la ubicación del faro