Decisión del editor
 

Some people may call it rejection. I prefer to call it learning.

--Abby Day

Luego de evaluar cuidadosamente las recomendaciones de los árbitros, el editor tomará una de las siguientes decisiones con relación al manuscrito.

Aceptación sin cambios- La probabilidad de que te acepten un artículo sin cambios es sumamente baja; primero, porque sólo con el pasar de los años se adquiere la competencia necesaria para acercarse a esta meta, y segundo porque muchos árbitros y editores piensan que han hecho una labor deficiente si no sugieren cambios.

Aceptación con cambios menores- El editor te devolverá el trabajo con una lista de correcciones leves. Si los cambios no conllevan modificaciones significativas de la redacción, el editor leerá el artículo y añadirá sus comentarios a los de los árbitros; de lo contrario, optará por leer la próxima versión del manuscrito. Cuando reciba la versión final del artículo, el editor confirmará su aceptación y te informará cuándo se publicará y cuándo verás las pruebas. Ejemplos de cambios menores: errores tipográficos, artículos citados en el texto que no aparecen en la literatura citada o viceversa, discrepancias leves entre el resumen y el abstract, cambios moderados en la redacción.

Devolución para cambios mayores- El editor te devolverá el artículo con una lista de problemas que debes atender para que el trabajo pueda considerarse nuevamente. Ante tal noticia, lo mejor es dejar a un lado el manuscrito durante varios días para que puedas evaluar las sugerencias con calma y objetividad. Entonces debes decidir si revisas el artículo o lo envías a otra revista. Si optas por lo primero, es probable que el editor le envíe el trabajo a los mismos árbitros y por lo tanto conviene explicar los cambios que los árbitros consideraron importantes pero que decidiste no aceptar. Si optas por lo segundo, no cometas el error de someter el artículo sin cambio alguno, porque seguramente algunas de las críticas son válidas (especialmente si ambos árbitros coincidieron en el mismo señalamiento). El trabajo indudablemente mejorará si aceptas algunas de las sugerencias. Además, si por casualidad la segunda revista le envía el artículo a uno de los árbitros anteriores, los comentarios negativos podrían indisponerte para manuscritos futuros. Ejemplos de cambios mayores: analizar los datos usando otras pruebas estadísticas, añadir o rehacer tablas y figuras, repetir experimentos, reescribir la discusión a la luz de literatura que no consultaste, cambios substanciales en la redacción.

Rechazo- El editor te devolverá el artículo con la evaluación de los árbitros y te informará sus razones para no publicarlo. Esta decisión es final y resulta contraproducente refutarla. Si te informan que el trabajo recibió una evaluación aceptable pero que no puede publicarse por falta de cupo (las revistas prestigiosas reciben muchos manuscritos y son muy selectivas), evalúa los comentarios de los árbitros y envía una versión mejorada a otra revista. Si el trabajo se rechazó porque los árbitros y el editor opinan que tiene problemas mayores, o que no es lo suficientemente importante, considera seriamente no someterlo a otra revista. Quizás puedes someter algunos de los resultados como una nota investigativa o incluirlos en otro artículo. El rechazo de un artículo no es una derrota, un insulto, ni una ofensa personal; es una experiencia de aprendizaje y un reto para hacer un mejor trabajo la próxima vez.