Idioma del artículo
 

If researchers should ideally aim to publish their work so that it is as widely read as possible, does this also mean they should publish in English? --Gregory Morley

El idioma inglés es actualmente la lengua internacional de la ciencia, la tecnología, el comercio y las comunicaciones. Esto no surgió porque la lengua inglesa tiene una cualidad idónea para la comunicación científica, pues ya sabemos que se puede escribir con precisión, claridad, brevedad y formalidad en cualquier idioma, sino más bien por razones históricas. Hasta mediados del siglo pasado el alemán, el inglés y el francés tenían aproximadamente la misma importancia como lenguas para la difusión internacional del conocimiento científico.

Después de la Segunda Guerra Mundial, con las economías europeas y orientales prácticamente en ruinas, pero con la suya irónicamente fortalecida por la guerra, los Estados Unidos de América comenzaron la gran expansión económica que le convirtió en el país más rico e influyente del siglo 20. El lanzamiento por la Unión Soviética del satélite Sputnik en el año 1963, desató una intensa competencia durante la cual los EUA destinaron inmensos recursos a la investigación tecnológica y científica. Aunque la guerra fría terminó, los Estados Unidos siguen respaldando intensamente la investigación científica y se mantienen a la vanguardia en muchos campos. En este país se publica más ciencia que en cualquiera otro y toda se publica en inglés. Aquí también están localizadas las principales empresas de documentación científica, todas con una clara preferencia por material publicado en inglés. El dominio del inglés en el ámbito científico y tecnológico se aprecia claramente en esta tabla de artículos publicados en cinco idiomas entre 1992 y 1997 (Fuente: El Español en el Mundo; Anuario del Instituto Cervantes para 1999, p. 33.)



 



Entonces, ¿qué idioma debes usar para redactar tus artículos científicos? Si el trabajo tiene implicaciones teóricas o prácticas fuera de tu país, indudablemente llegarás a más científicos si publicas en inglés y en una revista internacional. Si tu artículo sólo tiene implicaciones locales quizás es más conveniente publicarlo en español y en una revista nacional o en una revista internacional que acepte trabajos redactados en este idioma.

Guy Norman, autor de Cómo escribir un artículo científico en inglés (Editorial Hélice), explora las opciones que tiene el investigador hispanohablante que desea publicar en inglés. Norman discute la selección de un traductor y explica cómo trabajar con esta persona. Estas son sus recomendaciones principales:

  1. Contrata un traductor cuya lengua materna sea el inglés.

  2. Usa un traductor profesional, emplea una persona con experiencia en traducción técnica.

  3. Somete para traducción la versión final del manuscrito, no un borrador.

  4. Solicita la traducción con anticipación y comunícate regularmente con el traductor para aclarar dudas.

  5. Revisa cuidadosamente la traducción final para identificar errores de interpretación.

  6. Entrégale al traductor un artículo bien escrito en español en vez de uno mal redactado en inglés.


Evalúa objetivamente tu conocimiento del inglés y consulta con el traductor para determinar si procede una traducción completa del trabajo o solamente la corrección del texto. Las traducciones electrónicas no producen todavía un texto aceptable para someterlo a una revista científica.