Carolina

 

Parroquia

San Fernando


  1. La iglesia se construyó entre 1860 y 1870. Fue diseñada por Antonio María Guitián.

  2. Un temporal dañó el techo en el 1876 y en el 1894 se reconstruyó de madera y hierro galvanizado.

  3. El techo de hormigón data de 1950.

  4. Entre 1976 y 1979 las ventanas de madera se cambiaron por vitrales.


Fotos adicionales

_________


 

Tierra de gigantes

Hay tres propuestas para el origen del nombre de esta ciudad. Según la primera, el nombre recuerda a la hija de Lorenzo Vizcarrondo, uno de los fundadores del pueblo. De acuerdo con la segunda, deriva de la Finca Carolina o del sector Las Carolinas, donde se fundó el pueblo. Según la tercera, el nombre recuerda al Rey Carlos II de España.


Este territorio fue poblado muy temprano por colonos dedicados a la minería, la ganadería y la agricultura. A comienzos del siglo 19 el territorio era ocupado por barrios del Municipio de San Miguel de Trujillo Bajo. Hacia 1850 los residentes de los barrios al norte del Río Grande de Loíza solicitaron que la capital del municipio se mudara a ese lado del río. Ante el rechazo de los pobladores de la ribera sur, se propuso la creación de otro pueblo, que se fundó en 1857 con el nombre de San Fernando de la Carolina. Trujillo Bajo desapareció como municipio en el 1873 y sus barrios fueron anexados a Carolina.


La economía dependió por mucho tiempo de la agricultura, particularmente de la caña de azúcar. La industria, el comercio y el turismo son los motores de la economía actual. El Centro de Exposiciones y Actividades Especiales (Edificio Escuté), el Parque Conmemorativo Julia de Burgos y el Archivo y Centro de Investigación Histórica son algunas de las atracciones de este municipio. En Carolina se encuentran el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, el área turística de Isla Verde, la Ciudad Deportiva Roberto Clemente, el Recinto de Carolina de la Universidad de Puerto Rico, el Balneario de Carolina y el Bosque Estatal de Piñones (compartido con Loíza).


Julia de Burgos (poeta), Jesús María Sanromá (compositor y pianista) y Jesús T. Piñero (primer gobernador puertorriqueño) son carolinenses destacados. El municipio también se conoce como los Tumba brazos, por la vieja costumbre de resolver conflictos mediante duelos de machetes. El renombre de Tierra de gigantes se debe tanto a las muchas personas ilustres que han nacido en este pueblo como a Felipe Birriel (1916-1994), quien con sus 7 pies y 11 pulgadas de estatura fue conocido como el Gigante de Carolina.