Apuntes históricos

 
 

La colonización española de Puerto Rico comenzó en 1508, cuando Juan Ponce de León desembarcó en la costa oeste de la isla para explorarla y colonizarla, siendo la búsqueda de riquezas (especialmente oro) el propósito principal de la campaña.


Ponce de León fundó a Caparra en 1509 en territorio que hoy pertenece a Guaynabo, pero entre 1919 y 1521 el poblado se mudó a la isleta de San Juan. Por otro lado, alrededor de 1510 Cristóbal de Sotomayor fundó a Nueva Salamanca (mejor conocida como la Villa de Sotomayor o San Germán) en el área de Aguada. Este y otros poblados fundados temprano en distintos puntos de la isla no perduraron debido a los ataques de indígenas que resistían la colonización y de corsarios que merodeaban las costas. Los pobladores de la Villa de Sotomayor se mudaron a las Lomas de Santa Marta y para 1545 comenzaron a establecer el poblado actual de San Germán. En el 1514 la isla fue dividida en dos partidos o unidades administrativas: Puerto Rico (San Juan) en el este y San Germán en el oeste.


La colonización de la isla procedió lentamente durante los siglos 16 y 17, cuando solo se fundaron cuatro pueblos adicionales: Coamo en 1579, Arecibo en 1616, y Aguada y Ponce en 1692. La mayoría de los pueblos se fundaron durante los siglos 18 y 19 (29 y 36, pueblos respectivamente). Los últimos siete se fundaron durante el siglo 20. La gran mayoría de los poblados se establecieron cerca de ríos que proveían agua, alimento y transportación. Los nombres de muchos pueblos tienen raíces taínas que se refieren a los ríos cercanos.


La fundación de los pueblos siguió el patrón estipulado en las Leyes de Indias. Los colonos seleccionaban una persona que exponía ante las autoridades las justificaciones para establecer un poblado nuevo. La primera justificación era casi siempre la lejanía de parroquias donde pudieran asistir a misa y recibir los sacramentos. Otra justificación de peso era la dificultad de realizar los trámites civiles y legales. En aquel tiempo no habían buenas vías de comunicación ni medios rápidos de transporte, por lo que se dificultaba mucho transitar los caminos y cruzar los ríos. Esta es la contestación principal a la pregunta de por qué una isla tan pequeña tiene tantos pueblos.


La condición principal que se imponía para fundar el pueblo era conseguir los terrenos y comprometerse a construir la iglesia, la casa del párroco, la casa del rey (luego ayuntamiento o alcaldía), la plaza, la carnicería y el cementerio. El  pueblo comenzaba con un pequeño número de calles que formaban un núcleo de manzanas. La iglesia se construía dentro de la plaza, al frente o al costado de la misma. Como norma, se construía elevada sobre el nivel de la plaza, sin contacto con otros edificios y con el ábside (área del altar) mirando al hacia el este (como consecuencia la fachada principal mira al oeste). La plaza se usaba para ejercicios militares (plaza de armas), para mercadear productos (plaza del mercado) y para socializar (plaza de recreo). Como norma, la plaza es rectangular y aproximadamentees 1.5 veces más larga que ancha.


Las primeras iglesias o ermitas fueron edificios rectangulares de madera con los lados y el techo de paja. Las yaguas (base de la hoja de la palma real) y las tablas de palma también se usaron en estas estructuras, ninguna de las cuales, como es de esperarse, ha sobrevivido. Más tarde se usó el barro y la piedra combinados con la madera. Durante los siglos 18  y 19 se construyeron iglesias de madera, mampostería (piedras unidas con mortero de cal y arena), ladrillo o una combinación de estos materiales. Los templos más importantes tuvieron techo de bóveda de ladrillos o de azotea (capas de ladrillos sobre vigas y alfajías de ausubo, úcar u otra madera recia). La azotea pueden tener la misma altura en las tres naves del templo o el techo de la nave central puede ser más alto. Las paredes de concreto y los techos de este material o de metal, comenzaron a usarse durante el siglo 20. El tamaño, la elegancia y la riqueza de los templos guarda relación directa con el tamaño y la prosperidad de los pueblos, ya que los ciudadanos aportaban a la construcción y decoración de las iglesias.


Todos los templos han sido modificados a través de los años, mayormente  debido al deterioro causado por el uso, el sol y la lluvia. Dos de los cambios más comunes han sido la sustitución de los techos de azotea por techos de hormigón y la sustitución de los pisos de mármol (losas de Génova) por materiales modernos. En varios pueblos se ha construido la casa parroquial adosada al área posterior del ábside y la sacristía. En muchos pueblos la iglesia ha sido restaurada varias veces y en otros ha sido reconstruida debido al daño causado por huracanes y por el terremoto de 1918. En algunos pueblos la iglesia antigua ha sido destruida para dar paso a un edificio moderno. Este trabajo capta un momento en la historia de nuestros pueblos y los templos asociados a sus plazas. Ambos seguirán cambiando a través de las décadas y, ojalá, siglos.

---------


Los pueblos ordenados por año de fundación.


1521- San Juan, 1573- San Germán, 1579- Coamo, 1616- Arecibo, 1692- Aguada y Ponce, 1719- Loíza, 1722- Moca, 1733- Añasco, 1736- Guayama, 1738- Manatí, 1739- Utuado, 1745- Toa Baja, 1751- Toa Alta, 1752- San Sebastián, 1756- Yauco, 1760- Mayagüez, 1768- Guaynabo, 1771- Cabo Rojo, 1772- Bayamón y Rincón, 1773- Cayey, 1774- Fajardo, 1775- Caguas y Vega Alta, 1776- Vega Baja, 1780- Aguadilla, 1792- Juncos,1793- Humacao y Peñuelas, 1793- Yabucoa, 1794- Naguabo, 1797- Luquillo, 1798- Juana Díaz, 1799- Maunabo, 1801- Las Piedras y Trujillo Alto, 1804- Barranquitas y Corozal, 1807- Camuy, 1809- Cidra, 1811- Vieques, 1813- Patillas y Sabana Grande, 1814- San Lorenzo, 1815- Adjuntas y Gurabo, 1818- Morovis, 1819- Isabela, 1820- Ciales, 1823- Hatillo y Quebradillas, 1824- Aibonito y Naranjito, 1825- Orocovis, 1826- Comerío, 1827- Lares, 1833- Guayanilla, 1838- Aguas Buenas y Ceiba, 1840- Río Grande,1842- Dorado y Santa Isabel, 1851- Salinas, 1855- Arroyo, 1871- Las Marías, 1873- Carolina, 1874- Maricao y Hormigueros, 1881- Barceloneta, 1883- Lajas, 1911- Jayuya, 1914- Guánica y Culebra, 1917- Villalba, 1927- Cataño, 1970- Canóvanas, 1971- Florida.


Pueblos desaparecidos: Río Piedras (1714-1951), San Mateo de Cangrejos (1773-1864), San Miguel de Trujillo Bajo (1817-1873), Trinidad de Palo Seco (1839-1845).