Jayuya

 

Parroquia

Nuestra Señora de la Monserrate


  1. Para 1878 existía una ermita.

  2. La primera iglesia, inaugurada en 1883, fue destruida por el Huracán San Ciriaco en 1899.

  3. En el 1923 se construyó otro templo que fue destruido por un incendio.

  4. La iglesia actual, diseñada por Francisco Porrata Doria, se construyó temprano en la década de 1930 y se restauró por múltima vez en el 2009.


Fotos adicionales

_________


 

Pueblo de la tierra alta

Según Cayetano Coll y Toste, Jayuya es corrupción de Guayuya, de guayo y ya (por yara, sitio). Para otras fuentes el nombre deriva del Cacique Hayuya, quien gobernaba esta región durante el comienzo de la colonización.


Aunque este territorio fue poblado temprano, no fue hasta las primeras décadas del siglo 19 que su población experimentó un rápido crecimiento gracias a la llegada de muchos inmigrantes europeos. Aunque cuando se autorizó la construcción de una iglesia en 1883 ya había un poblado bien organizado, no fue hasta 1911 que Jayuya logró independizarse de Utuado.


La economía dependió en sus comienzos de la ganadería y luego del café, en cuyas montañas todavía se cultiva un grano de excelente calidad. Más tarde adquirió importancia la producción de tomates, tabaco, gandules y otros frutos menores. El comercio y el turismo son hoy elementos importantes de la economía. El Museo Casa Canales, la Hacienda Gripiñas y el área de la Piedra Escrita (una gran piedra con petroglifos, ubicada en el medio del río) son algunas de las atracciones de este municipio. Cerro Punta, el lugar más alto de la isla (4389 pies), está en territorio de Jayuya y se observa imponente desde el pueblo. El Bosque Estatal Los Tres Picachos y parte del Bosque Estatal de Toro Negro también quedan en jurisdicción de este municipio.


Nemesio R. Canales (escritor y legislador), Blanca Canales (trabajadora social y organizadora de la Revuelta Nacionalista de 1950) y Carlos Orama Padilla (escritor) son jayuyanos destacados. El municipio también se conoce como la Capital indígena de Puerto Rico (por su larga historia de ocupación indígena), el Pueblo del tomate  (por la producción de esta fruta, objeto de un festival anual) y el Pueblo de los tres picachos (por los tres picos que se ven en una de sus montañas). El renombre de Ciudad de la tierra alta deriva de la ubicación geográfica del municipio, justo en la Cordillera Central.