Juncos

 

Parroquia

Inmaculada Concepción


  1. En 1797 había un templo construido mayormente de madera.

  2. La iglesia de mampostería se terminó en 1827 y se reconstruyó en 1869 para reparar los daños causados por el terremoto de 1867.

  3. Durante una restauración terminada en 1961 se taparon las dos ventanas laterales de la fachada (una a cada lado de la puerta).

  4. La última  restauración comenzó en el 2008 y terminó en el 2011.


Fotos adicionales

_________


 

Pueblo del valenciano

El nombre de este pueblo deriva de la abundancia en antaño de juncos (hierbas de la familia Cyperaceae) en las riberas del Río Valenciano y otras áreas húmedas de la región.


Este territorio comenzó a poblarse durante el siglo 18, cuando el Valle de Caguas estaba ocupado por grandes hatos ganaderos. El gran Hato del Valenciano se subdividió en el Hatillo de Los Lirios y el Hatillo de Los Juncos. Bajo el liderato de Tomás Gracia Pagán, los ciudadanos del segundo hatillo solicitaron en 1782 la fundación de un pueblo, lo que se les concedió en 1792. Los terrenos para fundar el pueblo fueron donados por Martín Algarín y Mateo Peña, herederos de María de Rivera. El municipio fue anexado a San Lorenzo en el 1902 pero recobró su independencia en el 1905.


La economía dependió por mucho tiempo de la agricultura (mayormente caña de azúcar y tabaco) y de la producción de leche. Hoy depende del comercio, la industria y la producción de frutos menores. El Teatro Junqueño (Cine Arcelay o Teatro Rafael A. Castro Cepeda), el Paseo Escuté y el Parque de Recreación Pasiva El Mulo del Valenciano son algunas de las atracciones de este municipio.


Ramón Fortuño Sellés (escritor y político), Guillermo Cotto (escritor) y Clemente Cepeda (escritor) son junqueños destacados. El renombre de Pueblo del Valenciano deriva del nombre antiguo del hato donde se formó el poblado y del nombre del río que cruza el municipio de norte a sur.