Mayagüez

 

Catedral

Nuestra Señora de la Candelaria


  1. La primera iglesia se construyó de madera en 1763.

  2. La primera iglesia de mampostería se terminó en 1780. La iglesia actual fue diseñada por Vicente Piera y data de 1836

  3. El terremoto de 1918 dañó las torres y debilitó parte de la estructura. En el 1922 se construyó una  fachada diferente diseñada por Luis Perocier.

  4. La fachada actual es obra de Carlos J. Ralat y data del 2004. El frontón triangular y las dos torres recuerdan el templo del siglo 19.


Fotos adicionales

__________


 

La sultana del oeste

Según Cayetano Coll y Toste, el nombre de esta ciudad deriva del vocablo indígena Mayagüex, corrupción de Mayagüey, nombre del río que atraviesa la localidad. Para los taínos el vocablo significaba lugar grande de aguas.


El pueblo se fundó en el 1760 bajo al liderato de Faustino Martínez Matos,  con el nombre de Nuestra Señora de la Candelaria. Recibió el título de Villa en 1836 y el de ciudad en 1877.


La economía dependió por mucho tiempo de la exportación de azúcar, café y tabaco. La importancia de la agricultura llevó al establecimiento en el 1909 de la Estación Experimental Agrícola (hoy TARS) y en el 1911 del Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas (hoy Recinto Universitario de Mayagüez). La industria principal de la ciudad es la Cervecera de Puerto Rico (antes Cervecería India). El Museo Eugenio María de Hostos, el Zoológico Juan A. Rivero y el Parque de los Próceres son algunas de las atracciones de este municipio. Isla de Mona pertenece geográficamente a Mayagüez. La estatua de Cristóbal Colón, ubicada en el centro de la plaza de recreo, fue instalada en 1896 como parte de la celebración del 400 aniversario del descubrimiento de Pueerto Rico.


Eugenio María de Hostos (educador y patriota), Ernesto Ramos Antonini (legislador y líder político) y Roberto Sánchez Vilella (exgobernador) son mayagüezanos destacados. El municipio también se conoce como la Ciudad de las aguas puras (por la abundancia de manantiales), la Cuna de Eugenio María de Hostos (porque dicho prócer  nació aquí) y la Ciudad del mangó (por la abundancia de estos árboles a lo largo de sus carreteras). Según algunas fuentes, Sultana del oeste deriva de una vieja leyenda sobre una mujer con rasgos árabes que por su belleza llamaba la atención de todos en el pueblo. Según otras fuentes, el apelativo viene de un tiempo cuando se le llamaba sultana a las ciudades hermosas y ricas.