Peñuelas

 

Parroquia

San José


  1. La primera iglesia, de madera con techo de yaguas, se construyó en 1793.

  2. La iglesia de mampostería se contruyó en 1851. Estuvo frente a la iglesia actual, con su fachada mirando al oeste. El templo fue dañado por el terremoto de 1918 y fue casi destruido por el Huracán Felipe en 1928. 

  3. La iglesia actual fue diseñada por Francisco Porrata Doria y se construyó a comienzos de la década de 1930. Su última renovación tuvo lugar entre el 2004 y 2006.


Fotos adicionales

__________


 

Valle de los flamboyanes

Hay dos propuestas principales para el origen del nombre de este pueblo. Según la primera, el nombre deriva de las peñas que abundan en parte del territorio, particularmente en los barrios del norte. De acuerdo con la segunda, deriva del vocablo taíno seboruco, que significa peñascos.


Este territorio fue poblado a mediados del siglo 18 por colonos que se establecieron en los llanos del Río Guayanés o Tallaboa. Los residentes dependieron de la agricultura, la pesca y el contrabando a través de la bahía. Debido a los frecuentes ataques de piratas, los pobladores migraron tierra adentro a la ubicación actual del pueblo, que bajo el liderato de Diego de Alvarado se fundó en 1793 con el nombre de San José de Peñuelas. El municipio fue anexado a Ponce en el 1902 pero recobró su independencia en el 1905.


La economía ha dependido tradicionalmente de la agricultura (caña de azúcar, café, frutos menores), la ganadería y la pesca. Durante la década de 1950 se estableció en parte de su territorio la Commonwealth Oil Refining Company (CORCO), pero la bonanza de empleos e ingresos no fue duradera. El Centro de Bellas Artes Elena Rivera Gutierrez, la Casa de la Historia Ramón Rivera “Bonye” y el charco La Soplaera son algunas de las atracciones de este municipio. Parte del Bosque Estatal de Guilarte queda en terrenos de Peñuelas. Las playas y la Bahía de Tallaboa son atracciones adicionales para los amantes de la naturaleza.


Lorenzo A. Balasquide (escritor e historiador), Luis Díaz Hernández (escritor e historiador) y Luis E. “Tite” Arroyo (deportista) son peñolanos destacados. El municipio también se conoce como la Capital del güiro, por la importancia que tiene este instrumento en su folclor. Anualmente se celebra un festival del güiro y en la entrada del pueblo hay un monumento a dicho instrumento. El renombre de Valle de los flamboyanes deriva de la abundancia de este árbol en las carreteras y valles del municipio.