Toa Baja

 

Parroquia

San Pedro Apóstol


  1. La iglesia de mampostería comenzó a construirse en 1750 y para 1775 era una de las mejores de la isla.

  2. Se realizaron varias reparaciones durante el siglo 19. El terremoto de 1918 desplomó el techo.

  3. El templo se restauró durante la década de 1930 y se le instaló un techo de hormigón. Durante esta u otra remodelación se removió parte del empañetado interior para exponer los ladrillos.

  4. Una de las pocas riquezas que quedan en esta iglesia es el altar barroco de plata repujada.


Fotos adicionales

__________


 

Pueblo llanero

El nombre de este pueblo deriva de su ubicación río abajo con relación al pueblo de Toa Alta. El Río Toa, hoy La Plata, separa ambos municipios.


Este territorio comenzó a poblarse muy temprano durante la colonización debido a su suelo fértil, excelente para la agricultura y la crianza de ganado y caballos. El río proveía además abundante pesca. Durante la primera década del siglo 16 Juan Ponce de León estableció en esta región La Granja de los Reyes Católicos, una gran extensión de terreno dedicada a mejorar los cultivos locales y experimentar con cultivos introducidos de otros, uno de los cuales fue la caña de azúcar. El  pueblo se fundó en 1745 por inicitiva de Tomás Dávila y otros vecinos, en la región conocida como Ribera de Toa Baja. Las frecuentes inundaciones causadas por el río obligaron a los vecinos a mudarse hacia el este, razón por la cual la iglesia queda de espaldas a la plaza. El municipio fue anexado a Bayamón en el 1902 pero recobró su independencia en el 1905.


La economía dependió por mucho tiempo de la agricultura, particularmente de la caña de azúcar y la ganadería. Tanto la caña como la yuca figuran prominentemente en el escudo del pueblo. El cultivo de frutos menores, la producción de leche, el comercio y la industria son factores importantes de la economía actual. El anfiteatro Julita Ross, el Balneario Punta Salinas y el Parque Nacional de Isla de Cabras son algunas de las atracciones de este municipio. En terrenos del parque está el Fortín del Cañuelo, un componente de las defensas de la Bahía de San Juan, y las ruinas del lazareto o leprocomio, donde hasta la década de 1920 se aislaban las personas que sufrían de lepra u otras enfermedades contagiosas. Isla de Cabras tiene además una vista impresionante de la capital y la entrada a la bahía.


Virgilio Dávila (poeta), Carmen A. Pantoja (científica) y Ernesto Juan Fonfrías (escritor) son toabajeños destacados. El municipio también se conoce como Pueblo de los valles del Toa (por estar ubicado en el valle del Río Toa, hoy Río La Plata) y Pueblo bajo aguas (por los cuerpos de agua que lo rodean, particularmente el Río La Plata, cuyas inundaciones hicieron que el pueblo se mudara a tierras más altas). El renombre de Pueblo llanero deriva de la topografía plana o llana del municipio.