Arroyo

 
 

Este cementerio se menciona en un documento de 1878, donde se comenta que tiene buenos mausoleos, y figura en un mapa de 1884. El enterramiento más antiguo corresponde a Pedro Boudens, fallecido en 1845. Las tumbas antiguas se encuentran en la periferia del camposanto, con el área central ocupada por enterramientos del siglo 20. Del muro original se conserva el frente y los comienzos de los muros laterales. La tarja colocada sobre la entrada lee: Mansión es esta de silencio y calma, que al hombre pecador tan solo aterra, aquí yacen los cuerpos en la tierra, y a nueva vida se despierta el alma.