Palo Seco

 
 

Palo Seco fue un pueblo de 1839 a 1845, cuando fue disuelto por no haber cumplido compromisos relacionados con su fundación. La lápida más antigua del cementerio data de 1877 y corresponde a los hermanos Ángel María y Juan Ángel Aloso Casañas (es probable que el apellido correcto sea Alonso). La otra lápida del siglo 19 pertenece al niño Juan Ocasio, fallecido un año después. Llama la atención en este camposanto que las lápidas de mármol y la única escultura de este material están desgastadas y teñidas. Según el encargado del cementerio, esto se debe la contaminación que durante décadas emitió la aledaña planta de energía eléctrica.