San Juan

 
 

El cementerio Santa María Magdalena de Pazzis se bendijo en 1814. Se reconstruyó en 1863, antes de lo cual se permitió que los dueños de panteones reclamaran sus espacios. De esa reubicación aparentemente data la lápida de Francisco de Acosta y Sandoval (padre de José Julián Acosta), fallecido en 1843. El camposanto tiene muchas esculturas de mármol (casi todas en panteones construidos durante el siglo 20) que lo convierten en un bello museo al aire libre. Del siglo 19 se conserva una decena de panteones, el pórtico, la capilla y la galería de nichos. Se entra al camposanto a través de la puerta de San José, por la parte nueva del cementerio. Aquí descansan los restos de muchos puertorriqueños destacados en la cultura y la política.