San Sebastián

 
 

Este predio comenzó a usarse como cementerio en 1826. Se expandió en 1855 para enterrar las víctimas de la epidemia de cólera y se terminó en 1863. Su ubicación aparece en un mapa de 1887. La lápida más vieja data de 1860 y pertenece al infante José V. Carmona Navas. Hay otras lápidas de 1869, 1878 y 1883. El último enterramiento data de 1993.