Toa Alta

 
 

Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y aparece en un mapa de 1886. El único enterramiento del siglo 19 data de 1882 y pertenece al educador y periodista José Pablo Morales Miranda. En una pared de bloques aledaña está incrustada la lápida del párroco Miguel Payeras, fallecido en 1860; no sabemos si pertenece a un enterramiento hecho aquí o en un camposanto anterior.