Trujillo Bajo

 
 

Trujillo Bajo fue un pueblo de 1817 a 1873, cuando fue disuelto por no poder cumplir sus obligaciones económicas. Lo único que queda del antiguo poblado es el cementerio, cuyo única lápida del siglo 19 pertenece a Micaela Cruz, fallecida en 1897. El cementerio conserva el camino principal, aunque modificado, y partes del muro antiguo.