Lagartijo de Krug

 
 

Dos de las once especies de lagartijos (género Anolis) que habitan en Puerto Rico se conocen comúnmente como lagartijos jardineros porque habitan entre las yerbas y otra vegetación baja que crece en los caminos y cerca de las casas. Anolis krugi y A. pulchellus se distinguen por la presencia en el primero de muchas manchitas negras en los lados del cuerpo y de una cresta dorsal en los machos, algunos de los cuales, como el de la foto, tienen manchitas azules detrás de la cabeza. Esta especie prefiere áreas sombreadas y no se ha encontrado por debajo de los 200 pies, mientras que A. pulchellus prefiere áreas abiertas y puede encontrarse hasta el nivel del mar.


Karl Wilhelm Leopold Krug nació en Alemania en el 1833. En el 1854 llegó a Puerto Rico para dedicarse al comercio y tiempo después fue nombrado viceconsul de Alemania en Mayagüez. Como naturalista aficionado dedicó parte de su tiempo a colectar plantas y animales, incluyendo muchas especies nuevas, varias de las cuales llevan su nombre. Como empresario exitoso financió los viajes de colecta de varios naturalistas, entre ellos el eminente Juan Gundlach. Luego de retirarse en el 1876, Krug regresó a Alemania y trabajó de cerca con Ignatz Urban, director del Jardín Botánico de Berlín, ayudando ambos a financiar expediciones adicionales. El gran herbario producto de este esfuerzo fue destruido por las bombas durante la Segunda Guerra Mundial.

Este lagartijo que encontré en Utuado me llamó la atención por su cresta y por la llamativa línea amarilla que recorre su cuerpo. De inmediato me di cuenta de que no era el lagartijo común que encontramos cerca de nuestras casas.  No es muy tímido y me permitió acercarme para tomarle esta fotografía. Nikon D90, 105 mm macro, ISO 400,  1/200 s, f/10, flash anular.

Anolis krugi