Esperando una presa

 
 

Los depredadores han evolucionado dos estrategias principales para capturar a sus presas: buscarlas activamente o esperar pacientemente a que lleguen. Al segundo grupo pertenecen las arañas de la Familia Thomisidae, conocidas como arañas cangrejo (crab spiders) por el tamaño exagerado de los primeros dos pares de patas. Las tres mil especies de tomísidos dependen del camuflaje y de una infinita paciencia para que sus presas no las detecten y se acerquen justo lo suficiente para agarrarlas y darles una mordida venenosa. Como todas las demás arañas, la mordida es seguida por la inyección de enzimas digestivas que disuelven los tejidos. Luego sólo hay que chuparlos.


Algunas especies de esta familia esperan sobre flores, otras sobre hojas y algunas debajo de la corteza. Y la espera puede ser larga: días o incluso semanas de total quietud y observación cuidadosa en espera de la presa. Entonces la araña súbitamente se activa y poco después el insecto deja de moverse. Misumenops bellulus fue descrita de Cuba y posteriormente se ha reportado del sur de los Estados Unidos, Puerto Rico y las Islas Vírgenes. Probablemente habita en todo el Caribe.

Esta diminuta araña fue descubierta por Ana Estrella, estudiante de fotografía científica, durante una caminata por el Bosque de Toro Negro.  Se veía tan hermosa posada sobre este capullo, con su perfecta combinación de colores. Nikon D90, 105 mm macro con dióptero Raynox 250, ISO 200,  1/200 s, f/36, flash anular.

Misumenops bellulus