Olfato impresionante

 
 

El sentido más importante para la mayoría de las aves es la visión. El aura tiñosa tiene excelente visión y también tiene un olfato extraordinario. El proceso de descomposición que empieza poco después de la muerte libera mercaptano de etilo y otros compuestos que el aura detecta mientras vuela en círculos sobre el área. Su capacidad para detectar los compuestos en concentraciones bajas le permite encontrar el alimento antes de que otros depredadores lo devoren o las moscas descomponedoras lo llenen de gusanos. El desarrollo de los lóbulos olfatorios del cerebro del aura confirman que tiene un olfato excepcional.


El aura tiñosa es el buitre más común del Nuevo Mundo, encontrándose desde el sur de Canadá hasta el sur de la Argentina y a través de las Antillas. Se introdujo a Puerto Rico desde Cuba poco después del 1876, presuntamente para ayudar a disponer de los animales que morían y se descomponían en los campos. Con el tiempo, el aura se ha dispersado por el sur de la isla y hoy abunda desde Cabo Rojo hasta Ponce, con algunos individuos penetrando hacia el norte. Podemos verla planeando en círculos cuando viajamos por las carreteras del sur de la isla. Por la mañana se posan sobre postes, ramas y otras superficies, a menudo con las alas estiradas para secarlas al sol.

El aura tiñosa cautiva por su gran tamaño y por el llamativo contraste entre su cabeza roja y el plumaje oscuro del cuerpo. Este individuo estaba posado tranquilamente sobre un poste del tendido eléctrico frente a la casa de mis padres en el Bario Quebrada Grande de Mayagüez.  Me miró de reojo y yo le respondí con un certero disparo del flash. Nikon D90, 150-500 mm (500 mm), ISO 200, 1/200 s, f/10,  flash externo con “beamer”.

Cathartes aura