Bilharzia y caracol

 
 

La bilharzia o esquistosomiasis es causada por pequeños gusanos que se alojan en las vénulas de los mesenterios intestinales. Allí viven alimentándose de sangre y liberando huevos que salen en el excremento. Los huevos que llegan a un cuerpo de agua producen una larva ciliada llamada miracidio que nada hasta encontrar un caracol que le sirve de hospedero intermediario. En el tejido del caracol se multiplican y se produce otra larva llamada cercaria. Éstas nadan hasta encontrar una persona, cuya piel penetran, causando un picor que los jíbaros llamaban piquiña. Las cercarias, ahora convertidas en otra larva, viajan a los pulmones, de allí al corazón, luego al hígado y finalmente a los mesenterios intestinales.


Biomphalaria glabrata fue el hospedero intermediario del parásito Schistosoma mansoni en Puerto Rico. Su distribución y por lo tanto la incidencia de bilharzia aumentó cuando empezó a sembrarse caña en los llanos costeros. Los caracoles se propagaron por los canales de riego y con ellos se propagó la enfermedad. La bilharzia fue identificada en el 1904 por el médico puertorriqueño Isaac González Martínez. Su descubrimiento fue seguido más tarde  por un intenso esfuerzo para controlar la enfermedad mediante el uso de medicamentos para matar el parásito, el uso de letrinas para evitar que los huevos del parásito llegaran a los cuerpos de agua, la aplicación de compuestos para matar los caracoles, y la introducción del caracol Marissa cornuarietis para competir con Biomphalaria y destruir sus masas de huevos. Gracias a estos esfuerzos, hoy no hay transmisión de  bilharzia en la isla.

Fotografié este caracol por iniciativa del Dr. Carlos Santos. Para obtener una imagen con esta profundidad de campo y detalle, utilicé un equipo Visionary Digital para tomar cuatro fotos en distintos planos.  Luego usé el programa Helicon Focus para juntar las fotos en una sola. La técnica se conoce en inglés como image stacking. Canon 7D, 100 mm macro, ISO 100,  1/100 s, f/8, luces de estudio.

Biomphalaria glabrata