Ojos adicionales

 
 

Esta linda mariposa autóctona sólo habita en nuestros bosques húmedos, donde no es raro verla volando cortas distancias a lo largo de caminos y veredas, hábitat donde las hembras encuentran las yerbas adecuadas para poner sus huevos y de las cuales se alimentan las larvas. Cuando se posa, sus alas revelan dos manchas que parecen ojos adicionales, uno grande en el ala anterior y uno pequeño en el ala posterior. Se ha sugerido que los “ojos” adicionales de las mariposas evolucionaron como defensa para confundir a los depredadores, aunque también se ha propuesto que sirven para comunicación entre los sexos o que son productos genéticos sin valor adaptativo.


Aunque Puerto Rico sólo tiene una especie de Calisto, en La Española viven muchas. Una de ellas, C. pulchella, se convierte ocasionalmente en plaga de la caña de azúcar. Durante las primeras décadas del siglo pasado se llevaron a cabo muchas campañas de fumigación para evitar que esta especie se estableciera en Puerto Rico a partir de los cargamentos de caña que llegaban de La Romana para molerse en la Central Guánica. Calisto nubila fue descrita en el 1899 por el lepidopterólogo (especialista en mariposas) Percy I. Lathy, a partir de un macho colectado en una localidad desconocida de Puerto Rico. Lathy no explicó por qué bautizó a su especie nubila.

Tomé esta fotografía temprano una mañana en el Bosque de Toro Negro. Me gusta mucho retratar mariposas, aunque hay que ser muy sigiloso al acercarse a ellas, porque de lo contrario desaparecen rápidamente entre la vegetación. Nikon D90, 105 mm macro, ISO 200,  1/200 s, f/10, flash anular.

Calisto nubila