Cromosomas y ADN

 
 

Las estructuras cilíndricas o en forma de dedos que ves en dos células de esta fotografía son cromosomas. Cada organismo tiene el mismo número de cromosomas en todas sus células; la cebolla tiene dieciséis, nosotros tenemos cuarenta y seis. Estas estructuras contienen la información genética que determina las características del organismo y que regula el funcionamiento de las células. Cada cromosoma consiste de una molécula de ADN y varias moléculas de proteínas. La molécula de ADN está hecha de una larga secuencia de unidades que llamamos nucleótidos, cada uno de los cuales se compone de una unidad de adenina (un azúcar), un fosfato y una base nitrogenada. Hay cuatro tipos de nucleótidos porque hay cuatro bases nitrogenadas: adenina, citosina, guanina y timina.


Las instrucciones para sintetizar las proteínas estructurales de nuestro cuerpo y las enzimas que controlan las reacciones del metabolismo se encuentran en secuencias de nucleótidos llamadas genes. Cuando la célula necesita sintetizar una proteína, el gen que contiene la información es copiado y la información es transferida a los ribosomas, unidades pequeñas de la célula donde se lee la información. Una señal indica dónde comienza la información y otra señal indica dónde termina. Entre una y otra, la secuencia de nucleótidos se traduce en una secuencia de aminoácidos que se unen para formar la proteína. Cada persona tiene su propia secuencia de nucleótidos, genes ligeramente distintos que al expresarse producen las diferencias que te hacen un ser único.

Tomé esta fotografía hace muchos años, mientras dictaba un laboratorio de Biología en el cual se usan células de cebolla para observar la mitosis. Para producir el relieve en las paredes celulares usé un microscopio con óptica Nomarski. Nikon FM2, adaptador para microscopio, película 35 mm, fotografia rastreada con escáner Polaroid SprintScan.

Allium cepa