Nuestra ave nacional

 
 

El día que Puerto Rico escoja oficialmente un ave nacional, probablemente será una de las especies autóctonas de la isla. Es lógico y hay varios candidatos excelentes, entre los que sobresalen la Cotorra Puertorriqueña, el San Pedrito, el Carpintero de Puerto Rico y la Reina Mora. Sin embargo, no olvidemos al Mozambique o chango. Esta ave es muy versátil y rápidamente se acostumbra a vivir en cualquier lugar. Es bullanguero y muy familiar, pero a la vez defiende su casa contra cualquier intruso. También es versátil, inteligente y se aprovecha de cualquier recurso alimenticio. Es oportunista, coloca una fuente ornamental frente a tu casa y pronto será la bañera y el bebedero de los changos del vecindario. Y por supuesto, los changos abundan en las ciudades y se llevan bien con las personas.


El Mozambique habita a través de las Antillas Mayores. Se alimenta de néctar, frutas, caracoles, garrapatas, insectos, coquíes, lagartijos y hasta pichones de otras aves. En áreas urbanas come desperdicios alrededor de casas y establecimientos de comida rápida. Pasa la noche en árboles o en subestaciones eléctricas donde se concentran en grandes y ruidosas bandadas. Anida mayormente de abril a agosto en grupos pequeños que se congregan en árboles y palmas. El macho corteja a la hembra desplegando y vibrando las alas y el plumaje. El grupo que anida junto defiende los nidos volando hacia el intruso y emitiendo un chirrido agudo. Inteligentes, aguzados, versátiles, familiares, oportunistas, abundantes y valientes... ¿hay un mejor candidato para ave nacional?

Tomé esta fotografía frente al edificio de Biología, temprano una mañana cuando llegaba a trabajar. El chango no es muy querido por los fotógrafos, no porque sea feo, sino porque es tan común. Merece más atención porque tiene un comportamiento muy interesante. Nikon D90, 400 mm, ISO 400,  1/200 s, f/5.6, luz natural.

Quiscalus niger