Tejido muerto

 
 

La superficie de los árboles, como la de nuestros cuerpos, está cubierta por tejido muerto. En nuestro cuerpo, la capa muerta (epidermis) es producida por una capa de células llamada dermis. En los árboles, la capa muerta (corteza) es producida por una capa de células llamada cambium del corcho. Y no sólo el origen es parecido, algunas funciones de ambas capas son iguales; por ejemplo, las dos evitan la deshidratación y bloquean la invasión de bacterias y hongos. La corteza protege a algunos árboles contra el fuego. También puede servir como escondite para insectos y como lugar de alimentación para las aves que allí los buscan. El corcho de las botellas de cidra y de vino se obtiene de la corteza del roble mediterráneo Quercus suber.


En Puerto Rico crecen la caoba hondureña (S. macrophylla), introducida de Centro y Sudamérica en el 1905, y la caoba dominicana (S. mahagoni), importada probablemente de Cuba o de La Española durante el siglo 18. En el 1935 se descubrió un híbrido que combina el crecimiento espigado y más rápido de la caoba hondureña con la fibra y el grano más compacto de la dominicana. Este híbrido, conocido como caoba híbrida o Santa Cruz, se ha sembrado extensamente en la isla. La caoba es una de las maderas más finas, tanto así que por culpa de su comercio desmedido la caoba dominicana ya no se encuentra en el mercado y la venta de caoba hondureña está estrictamente regulado. Si visitas una iglesia, seguramente te has sentado sobre madera de caoba.

Las texturas son muy atractivas para el ojo humano, especialmente a escala macro, donde a menudo no es evidente la identidad de lo que hemos fotografiado. Al momento de crear esta fotografía buscaba patrones en la corteza de los árboles que crecen frente al Edificio Celis del Recinto Universitario de Mayagüez. Nikon D40x, 18-55 mm (42 mm), ISO 200, 1/30 s, f/5.3, luz natural.

Swietenia macrophylla x S. mahagoni