Escamas

 
 

La vida comenzó y por mucho tiempo evolucionó en el agua. Los organismos acuáticos no corren peligro de deshidratarse y no necesitan que la superficie del cuerpo sea impermeable. En tierra firme la situación es distinta. Aquí, si la piel es permeable el animal tiene que vivir en lugares húmedos y no alejarse mucho de una fuente de agua, como sucede con la mayoría de los anfibios. Los reptiles y los mamíferos lograron independizarse del ambiente acuático porque evitan efectivamente la deshidratación: los primeros cubriendo la piel con escamas y poniendo huevos cubiertos de un cascarón, los segundos cubriendo la piel con una capa de células muertas y menteniendo los embriones dentro de sus cuerpos.


Los puertorriqueños hemos importado diversos reptiles para tenerlos como mascotas. Tortugas acuáticas, caimanes, iguanas, culebras y recientemente la tortuga de espolones africana. Esta especie es nativa del Sahel, la zona de transición entre el Desierto de Sahara y las sabanas y bosques del centro de África. Es la tortuga más grande nativa de un continente y la tercera tortuga terrestre más grande del mundo (luego de la que vive en las Islas Galápagos y la que habita en la isla de Aldabra). Aunque los ejemplares que se venden como mascotas apenas miden unas pulgadas, los adultos alcanzan los 3 pies de largo, pesan hasta 200 libras y viven más de 50 años. Esta tortuga crece rápido y es muy fuerte, por lo que algunas escaparán para sumarse a la larga lista de especies exóticas que viven en la isla.

Cuando salgo con Fernando Bird de "fotosafari", el punto de partida o llegada siempre es su hogar. Y siempre observo sus tortugas, esta vez en búsqueda de patrones. Esta foto se publicó en "Design by Nature", por Maggie Macnab. Nikon D90, 105 mm macro, ISO 200,  1/80 s, f/10, luz natural.

Geochelone sulcata