Nueva pomarrosa

 
 

Los nombres comunes de las plantas y los animales son a menudo pintorescos, descriptivos y útiles para la población general, pero los científicos los evitan debido a la variación que exhiben de un lugar a otro, incluso dentro de países pequeños. La pomarrosa es un buen ejemplo. Durante mucho tiempo este nombre se usó en la isla para Syzygium jambos, un árbol que produce flores amarillentas y frutas ovaladas de color amarillo-anaranjado. Sin embargo, alrededor de 1910 se introdujo a la isla S. malaccense, la manzana malaya. El árbol se propagó, la gente comenzó a llamarle pomarrosa malaya y luego solamente pomarrosa. Hoy la pomarrosa original está casi olvidada, la recién llegada le robó la identidad.


La manzana malaya es nativa de Indonesia y Malasia. En su distribución natural alcanza los sesenta pies de altura, con tronco de cuatro o más pies de diámetro. Las flores, consideradas entre las más bellas del trópico, miden hasta tres pulgadas de diámetro y se componen principalmente de numerosos estambres que cuando caen forman una atractiva alfombra. Las frutas son rojas, tienen forma de pera y miden hasta tres pulgadas de largo, la pulpa es blanca y sabe a manzana. Este árbol, como la pana, fue introducido por los ingleses al Caribe en el 1793 para servir de alimento barato para los esclavos.

Cuando tomé esta foto buscaba con Jary (mi esposa) y mi suegro una cascada cerca del Barrio Quebrada en Camuy, donde ambos se criaron.  El color intenso de la flor me atrajo, al igual que el suelo forrado de estambres. Nikon D90, 18-105 mm (105 mm), ISO 400,  1/60 s, f/9, flash de la cámara.

Syzygium malaccense