Mimetismo

 
 

Las dos preocupaciones principales de los animales son encontrar comida y evitar ser comidos. Para lo segundo han evolucionado varias estrategias, siendo el mimetismo una de las más interesantes. En el mimetismo mulleriano, dos o más especies se parecen y se benefician del parecido porque tienen características nocivas o desagradables para el depredador. Por ejemplo, las avispas de un complejo mulleriano se benefician porque todas poseen aguijones venenosos. El parecido es ventajoso porque la experiencia desagradable que un depredador tiene con una avispa es recordada y evita que las demás sean atacadas.


En el mimetismo batesiano, dos especies se parecen pero sólo una posee algo nocivo. Éste es el caso con las moscas de la familia Syrphidae (hover flies, flower flies) que visitan las flores. Son inofensivas pero se parecen mucho a las avispas y las abejas. Toxomerus arcifer habita en Cuba, Jamaica y Puerto Rico. Visita una gran variedad de flores para alimentarse aparentemente de polen. Este individuo visitaba flores de Cyanthillium cinereum (un pequeño diente de león, dandelion) protegido quizá por su parecido a una abeja o avispa que las aves han aprendido a ignorar.

Para fotografiar esta mosca quité los objetos que estaban detrás de las flores, usé una apertura pequeña  para aumentar la profundidad de campo y esperé con mucha paciencia. Nikon D90, 105 mm macro, ISO 200  1/80 s, f/22, flash anular.

Toxomerus arcifer