Estrellas quebradizas

 
 

Los equinodermos (estrellas, erizos y pepinos de mar) son interesantes por muchas razones, siendo para los biólogos una de las principales que su evidente simetría radial es secundaria y no primaria como en los cnidarios (aguavivas, anémonas y corales). Esto es así porque los primeros estados larvales de los equinodermos son bilaterales, con un solo plano que divide el cuerpo en dos partes iguales. La simetría radial comienza a desarrollarse en un lado de la larva y paulatinamente desaparece todo vestigio de la condición bilateral original.


Las estrellas quebradizas (brittle stars) pertenecen a la Clase Ophiuroidea, nombre que significa “parecido a una serpiente”, por la forma como mueven los brazos cuando se empujan sobre el sustrato. Lo de quebradizas les viene por la fragilidad de los brazos, que están hechos para romperse y dejarle al depredador un pedazo de brazo, mientras que el resto del cuerpo huye entre las piedras. Ophioderma appressum, conocida como Banded brittle star por el color de los brazos, es común y abundante en los arrecifes del Caribe. También se mantiene en peceras de agua salada por su atractiva coloración y porque se alimenta de la materia orgánica que se acumula en el fondo de los acuarios.

Cuando medito sobre el mar, casi siempre me viene a la mente una estrella de mar. Retraté esta estrella quebradiza para la estudiante Milena Benavides. Utilicé terciopelo para producir el fondo negro. Nikon CoolPix 8700, 8.9-71.2 mm (27.3 mm), ISO 50,  1/12 s, f/3.7, flash anular.

Ophioderma appressum