Cambio de nombre científico

 
 

Los nombres científicos tienen una gran ventaja sobre los nombres comunes: cada especie tiene uno solo sin importar el país ni el idioma de los habitantes. La quenepa, por ejemplo, se llama Melicoccus bijugatus sin importar que aquí le digamos quenepa y en otros lugares le llamen genip, mamoncillo, limoncillo, escanjocote, knippen, honeyberry o Spanish lime. El nombre científico, sin embargo, a veces cambia. La palma reina se llamó por mucho tiempo Cocos plumosus y hoy se llama Syagrus romanzoffiana. ¿Por qué? Estos cambios suceden por lo general cuando un científico descubre que la misma especie ha sido descrita más de una vez o que dos especies que se consideraban distintas son lo mismo. En estos casos el nombre más antiguo tiene prioridad sin importar que sea más largo o difícil de recordar.


La palma reina es nativa de Sudamérica pero se siembra mundialmente por su valor ornamental. Alcanza los cincuenta pies de altura, con tronco gris de hasta pie y medio de diámetro. Las hojas miden hasta quince pies de largo y se componen de muchas hojuelas delgadas que surgen del eje central en distintos puntos, produciéndose una apariencia plumosa. Las inflorescencias, grandes y amarillas, surgen entre las hojas y miden hasta seis pies de largo. Las frutas maduras son anaranjadas, de hasta una pulgada de diámetro, y contienen una pulpa dulce pero muy fibrosa.

Hay varias alternativas para tomar fotos infrarrojas, yo lo hice colocando frente al lente un filtro que sólo deja pasar esa parte del espectro de radiación electromagnética. Si te gusta el surrealismo debes probar la fotografía infrarroja. Nikon  D90, 18-105 mm (90 mm), ISO 200,  6 s, f/5.6, luz natural.

Syagrus romanzoffiana