Selección sexual

 
 

Los principios de la selección sexual fueron descritos en el 1859 por Charles Darwin en El origen de las especies y expandidos años después en La descendencia del hombre y selección en relación con el sexo. Según Darwin, cuando los machos y las hembras tienen los mismos hábitos generales pero difieren en estructura, color u ornamento, las diferencias son producto mayormente de la selección sexual. El ejemplo clásico es el pavo real. Durante el cortejo, el macho abre su impresionante rabo y le presenta a la hembra tanto la parte posterior como la anterior, mientras lo vibra produciendo un sonido característico. Las hembras observan y escogen al macho que, para  ellas, hizo el desplieque más impresionante.


La mayor cantidad de energía que las hembras invierten en la reproducción es recompensada con la selección del macho que ofrece los mejores genes para sus hijos. Por su parte, el macho seleccionado aporta una cantidad mayor de sus genes a la próxima generación. Hay dos especies de pavos reales: el pavo real azul o de la India (P. cristatus), que habita naturalmente en el sur de Asia y el pavo real verde (P. muticus), que habita naturalmente desde Birmania hasta Java. Ambos son comunes en los zoológicos, donde llaman la atención por sus vistozos colores y por su ocasional canto, un penetrante pia-ou.

Fotografié este ejemplar en el Zoológico de Mayagüez. El pavo real macho impresiona por su cuerpo y cola de colores iridiscentes y patrones llamativos. Las líneas, las formas, los patrones y las texturas son elementos del diseño fundamentales en todas las composiciones fotográficas. Nikon D90, 70-300 mm (100 mm), ISO 400,  1/100 s, f/4, luz natural.

Pavo cristatus