Pitirre

 
 

El pitirre pertenece a un grupo de aves que se han adaptado muy bien al entorno urbano. Se posan en ramas, cables, antenas y demás superficies desde donde se lanzan velozmente para capturar al vuelo los insectos que componen el 80 por ciento de su dieta, el resto consta mayormente de frutas. El cerrar súbito del pico cuando capturan sus presas puede escucharse claramente a cierta distancia del ave. El pitirre, como el jíbaro de antaño, trabaja de sol a sol. Su canto es uno de los primeros que se escuchan por la mañana y uno de los últimos que callan por la noche. Algunos pitirres se desvelan capturando insectos alrededor de los postes.


El pitirre habita en el sur de los Estados Unidos, a través de Centroamérica hasta Colombia y Venezuela, y por todas las Antillas. Entre abril y agosto la pareja construye un nido de plataforma sobre cualquier superficie que consideran adecuada y la hembra deposita de dos a cinco huevos que ella misma empolla y de los cuales casi siempre se crían dos pichones. Los pitirres defienden agresivamente sus nidos volando hacia cualquier intruso y picoteándolo sin importar su tamaño. De esta costumbre deriva cada guaraguao tiene su pitirre, frase inmortalizada por José de Diego en su poema ¡Pitirre!

El pitirre no es fotografiado a menudo porque es muy común. Retraté este ejemplar cerca de la casa de mis padres en el Barrio Quebrada Grande. Allí vuelan y se posan donde les parece, anidando tanto en árboles como en canastos de baloncesto.Nikon D7000, 150-500 mm (500 mm), ISO 640,  1/1600 s, f/8, luz natural.

Tyrannus dominicensis