Reina de las flores

 
 

Todas las flores tienen un mismo propósito: lograr que ocurra la reproducción sexual. En el ovario de las mismas se unen granos de polen con óvulos. De cada unión se desarrolla una semilla y el grupo de semillas es rodeado por tejido que se convierte en una fruta. Los pétalos lavanda y las anteras amarillas de la reina de las flores llaman la atención de las abejas que sirven de polinizadores. El estigma de la flor, ubicado en el centro, está a un nivel más alto que las anteras para que la fecundación suceda preferentemente con polen de otra flor y  aumentar así la diversidad genética en la población.


La reina de las flores es nativa del sur de la China y desde la India hasta el norte de Australia. Las flores miden hasta 2.5 pulgadas de ancho y son violetas o rosadas, dependiendo la variedad. Las frutas son cápsulas duras de aproximadamente una pulgada de largo que abren en cinco partes para liberar muchas semillas aladas. La especie por lo tanto depende de insectos para la polinización y del viento para la dispersión. En Puerto Rico florece desde finales del invierno hasta el verano y libera semillas desde el otoño hasta el verano siguiente. El género honra al mercader y naturalista sueco Magnus von Lagerstroem (1696-1759). El nombre de la especie significa bella, como una reina.

La macrofotografía me encanta porque revela detalles que por lo general no se perciben a simple vista, creando incertidumbre y curiosidad en el espectador. Nikon  D40x, 105 mm macro, ISO 200,  1/160 s, f/14, flash anular.

Lagerstroemia speciosa