Para verte mejor

 
 

Esas dos grandes esferas son los ojos compuestos, llamados así porque se componen de miles o decenas de miles de unidades conocidas como omatidios. Cada una de estas estructuras, que internamente son largas y cilíndricas, tienen justo debajo de la superficie un lente que enfoca la luz en el centro del cilindro, donde están las células fotorreceptoras. En respuesta a la luz, las células generan impulsos que salen del omatidio a través de una fibra llamada axón. Los axones de todos los omatidios se reúnen en un nervio óptico que llega al cerebro, donde se integra la información y se produce una sola imagen de los objetos que están frente, arriba y debajo de la cabeza. El número de omatidios es proporcional a la calidad (resolución) de la imagen.


Ornidia obesa es un sírfido gordito y verde metálico, nativo del Nuevo Mundo, aunque gracias al comercio se encuentra también en algunas islas del Pacífico y en partes de África. Se alimenta del néctar y ayuda a polinizar una variedad de plantas, mientras que deposita sus huevos en materia en descomposición, incluyendo materia vegetal, animales muertos y excremento. Ocasionalmente entra a nuestras casas, en búsqueda de comida o quizás sólo para vernos mejor.

Para tomar esta foto tuve que correr por toda la casa. Cuando me acercaba con el macro, la mosca volaba. De pared en pared y de la pared al techo. Finalmente  busqué una silla y en una posición bien incómoda logré retratarla en el techo. Mi esposa y las nenas pensaron que había enloquecido. Nikon D90, 105 mm macro, ISO 200,  1/200 s, f/22, flash anular.

Ornidia obesa