Hojas

 
 

Las hojas tienen como misión principal capturar la energía solar y convertirla en energía química que la planta usará para su metabolismo y para construrir sus tejidos. Las hojas son generalmente finas y anchas. Lo primero es para que la luz llegue a todas las células fotosintéticas y lo segundo es para aumentar el número de células. El color verde se debe a la abundancia de clorofila, pigmento que captura la energía del sol y la pasa a la secuencia de reacciones que termina con la síntesis de glucosa. La energía solar queda almacenada en los enlaces covalentes que unen los seis carbonos de cada glucosa. Las venas rojas contienen los canales o vasos que conducen el agua y el alimento.


La uva de playa, o uvero, es nativa de las costas de la Florida, las Antillas Menores, Centroamérica, Colombia y Ecuador. En áreas protegidas del viento alcanza los 45 pies de altura, con tronco de 3 pies de diámetro, aunque generalmente crece como un arbusto o árbol pequeño con troncos torcidos e inclinados. Las hojas miden hasta 8 pulgadas de ancho y son tiesas. Los árboles florecen y fructifican irregularmente durante todo el año. Las frutas se producen en ramilletes, como las uvas, y miden hasta tres cuartos de pulgada de diámetro. Son dulces pero astringentes, hasta mediados del siglo pasado se recolectaban y se vendían en conos formados con una hoja.

Cuando descubrí la técnica de escanografía empecé a buscar objetos para raestrear. Al ver estas bellas hojas imaginé el encuadre y procedí a realizarlo. Todo fotógrafo debe desarrollar la capacidad de visualizar claramente el encuadre antes de intentar tomar la foto. Canon Pixma MP240.

Coccoloba uvifera