Maderas de Puerto Rico

 

Espino rubial- Zanthoxylum martinicense (Rutaceae)

 

El espino rubial, espino, o cenizo (nombre común en el este de la Isla), es un árbol siempre verde mediano, de hasta 85 pies de altura, con tronco de 2 o más pies de diámetro. Se caracteriza por su copa rala y extendida; su tronco libre de ramas por muchos pies; su corteza gris, lisa, con muchas espinas en árboles jóvenes y con pocas espinas o ninguna en árboles maduros; sus hojas de color verde claro, compuestas por hasta 19 hojuelas alargadas con ápice puntiagudo, márgenes finamente ondulados, y con algunas espinas a lo largo del envés del eje principal de la hoja; sus abundantes flores pequeñas, blancas, agrupadas en inflorescencias laterales o terminales; y sus frutas de color pardo oscuro, divididas en cinco partes, cada una de las cuales abre para liberar una semilla de color negro brillante. El espino rubial es dioico. Florece y fructifica desde finales del invierno hasta el otoño, las frutas son dispersadas por aves y murciélagos.


El árbol es nativo de las Antillas. Se introdujo a la Florida como árbol de sombra. En Puerto Rico es común en bosques húmedos desde la costa norte hasta los 2000 pies de altitud en la cordillera. Puede crecer en una diversidad de suelos con buen drenaje. Las plántulas necesitan luz abundante para crecer bien, por lo que generalmente se establecen en claros del bosque, donde compiten exitosamente con las yerbas y demás vegetación de crecimiento rápido. En lugares con suficiente lluvia coloniza fincas y pastos abandonados.


La albura es casi blanca y no se distingue del duramen, que es blanco-amarillento, ocasionalmente con matiz azulado. La madera es moderadamente pesada, de textura mediana, fibra recta o irregular y buen lustre. Los anillos de crecimiento son poco conspicuos, tiene poca obra o figura, es fácil de trabajar y seca al aire rápido, aunque con bastante degradación. Se usa esporádicamente para instrumentos de cuerda y para artesanías, especialmente cuando se desea crear contraste con otras maderas o utilizar una madera muy pálida. En el pasado se usó para carpintería, construcción, leña y carbón.