Maderas de Puerto Rico

 

Eucalipto deglupta- Eucalyptus deglupta (Myrtaceae)

 

El eucalipto deglupta es un árbol siempre verde mediano o grande, en su distribución natural alcanza los 225 pies de altura, con tronco de 6 o más pies de diámetro. Se caracteriza por su copa piramidal en árboles jóvenes; su tronco cilíndrico, liso, con atractiva corteza fina multicolor que se desprende en tiras; sus hojas ovaladas, con olor a resina y limón cuando se estrujan; sus inflorescencias blancas, terminales, compuestas por muchas flores peludas, cada una de aproximadamente media pulgada de diámetro; y sus pequeñas frutas capsulares. Florece durante la primavera y el verano, y fructifica durante el verano y el otoño. Las flores son polinizadas por abejas y moscas. Las frutas liberan muchas semillas diminutas que se dispersan con el viento y el agua.


El árbol es nativo del sur de Filipinas, Indonesia y Nueva Guinea, siendo uno de sólo dos eucaliptos que no son nativos de Australia. Ha sido introducido a través de los trópicos como ornamental y para producción de madera y pulpa. Crece muy rápido al sol en terrenos húmedos con buen drenaje. No crece bien en suelos muy pobres ni por encima de los 600 pies de altitud. Se trajo a Puerto Rico durante la década de 1950 y se ha sembrado mucho en casas, parques, carreteras, centros comerciales y recintos universitarios. Hay plantaciones pequeñas en los bosques de Cambalache, Vega y cerca de Humacao.


La albura es blancuzca, mientras que el duramen es de un atractivo color salmón pálido a rojizo. La madera es de peso medio, seca rápido con pocos desperfectos y pule bien. Exhibe anillos de crecimiento y no produce olor al cortarse. Se usa poco porque localmente se cree que la madera de todos los eucaliptos es mala, pero esta es adecuada para ebanistería, instrumentos de cuerda y artesanías. En otros lugares se usa para muebles, puertas, paneles, pisos, botes y construcción. La mayor parte de la producción mundial sucede en áreas de crecimiento óptimo, donde los árboles se cortan a temprana edad para producir pulpa para papel.