Maderas de Puerto Rico

 

Eucalipto robusta- Eucalyptus robusta (Myrtaceae)

 

El eucalipto robusta es un árbol siempre verde grande, de hasta 125 pies de altura con tronco de 3 pies de diámetro. Se caracteriza por su tronco cilíndrico, con corteza pardo-grisácea gruesa y profundamente agrietada, esponjosa en localidades húmedas; sus hojas ovaladas con olor a resina cuando se estrujan; sus capullos puntiagudos; sus flores blancas muy peludas, de aproximadamente pulgada y cuarto de diámetro; y sus frutas capsulares en forma de cáliz. Florece y fructifica mayormente de agosto a marzo. Las semillas diminutas escapan de las cápsulas y se dispersan con el viento y el agua.


El árbol es nativo de una franja costera estrecha y muy húmeda en el sureste de Australia. Ha sido introducido a muchos países tropicales y subtropicales. Se sembró extensamente en Carite, Guilarte, Luquillo, Maricao y Toro Negro. Se siembra en fincas ocasionalmente para secar áreas pantanosas. Crece mejor en sitos altos y húmedos pero prospera también a nivel del mar. Bajo condiciones óptimas crece muy rápido, algunos árboles locales han alcanzado 90 pies de altura y más de un pie de diámetro en 15 años.


La albura es rosácea y el duramen recién cortado es del mismo color, pero oscurece con el tiempo hasta adquirir un atractivo color pardo rojizo. La madera es pesada, de textura áspera, buen lustre y fibra mayormente recta. Exhibe anillos de crecimiento y es fácil de trabajar, aunque es quebradiza, tiende a astillar y seca lentamente. Durante el secado sufre mucha degradación. Se usa muy poco por su tendencia a rajar y torcerse, por lo que no es fácil conseguir tablas de calidad. Sin embargo, adquiere una buena terminación y tiene un color llamativo, por lo que merece explorarse para proyectos pequeños, artículos torneados y artesanías. En Puerto Rico se ha usado mayormente para construcción, plataformas de camiones, pilotes y espeques tratados. En Australia y Hawái se usa para construir casas, luego de un año de secar al aire. En otros lugares se usa para carpintería, leña y carbón. La corteza esponjosa de los árboles que crecen en lugares húmedos es removida para cultivar orquídeas, actividad que expone la corteza interna al ataque de bacterias y hongos que pueden enfermar o matar el árbol.