Maderas de Puerto Rico

 

Maga- Thespesia grandiflora (Malvaceae)

 

La maga es un árbol siempre verde mediano, de hasta 50 pies de altura, con tronco de 1.5 o más pies de diámetro. Se caracteriza por su corteza pardo-grisácea muy agrietada; sus hojas grandes, lisas, en forma de corazón; sus flores solitarias tipo hibisco, rojas y de hasta 6.5 pulgadas de diámetro; y sus frutas verdes ovaladas que contienen hasta 12 semillas. Florece y fructifica durante todo el año. Los murciélagos consumen la pulpa de la fruta y dispersan las semillas. La flor de la maga es ampliamente considerada nuestra flor nacional.


El árbol es autóctono de Puerto Rico, específicamente de la zona caliza del norte y el oeste de la Isla. Se ha sembrado extensamente en casas, parques, centros comerciales, recintos universitarios y carreteras a través de la isla. Se ha introducido para ornato a la Florida, el Caribe, Centroamérica y Hawái. Crece mejor en suelos fértiles, profundos y con buen drenaje, lo que explica por qué muchas plántulas sembradas en relleno de construcción y otros suelos pobres languidecen o mueren. Se sembraron más de un millón de plántulas en los bosques estatales, pero con poco éxito debido a a la tendencia de los árboles a ramificarse mucho cuando crecen expuestos a luz abundante.


La albura es crema y se distingue fácilmente del duramen, que es violáceo cuando recién cortado, adquiriendo con el tiempo un elegante color pardo oscuro uniforme. La madera es pesada, de textura fina, lustre bajo y no tiene anillos de crecimiento. Es fácil de trabajar y al cortarse despide un agradable aunque efímero olor a rosas. Se usa para artículos torneados, tallas, instrumentos de cuerda y artesanías diversas. Se usó para ebanistería hasta que escasearon los árboles grandes, siendo preferida sobre la caoba cuando ambas estaban disponibles. Los árboles pequeños se usaron para postes de verja.