Maderas de Puerto Rico

 

Moralón- Coccoloba pubescens (Polygonaceae)

 

El moralón es un árbol siempre verde en áreas húmedas y caducifolio en áreas secas, mediano, de hasta 70 pies de altura, con tronco de 2 o más pies de diámetro, aunque en los aserraderos se escuchan relatos sobre árboles mucho más grandes. Se caracteriza por su tronco pardo-grisáceo áspero; sus hojas redondas muy grandes  (hasta 3 pies de diámetro en árboles jóvenes), tiesas, cubiertas de pelitos, con venas muy prominentes en el envés; sus flores pequeñitas, agrupadas en espigas verdes, de hasta 8 pulgadas de largo, que surgen de la base de las hojas; y sus ramilletes de frutas dulces, cada una de aproximadamente un cuarto de pulgada de diámetro. El moralón es dioico. En el Vivero Cambalache florece en abril y las frutas maduran en julio. Las frutas son consumidas por ruiseñores y otras aves silvestres que dispersan las semillas.


El árbol es nativo de las Antillas desde la Española hasta Barbados. Se ha introducido para ornato a Cuba y a la Florida. Crece principalmente en la zona caliza húmeda del norte y en las montañas del oeste de la isla, particularmente en el Bosque de Maricao.


La albura es pálida y se distingue fácilmente del duramen pardo rojizo. La madera es muy pesada, de textura fina y pule muy bien. Se usa para artículos torneados y tallas. La madera que consiguen los artesanos proviene mayormente de edificios viejos demolidos o en proceso de restauración. Hasta comienzos del siglo 20 se usó para muebles y para construcción pesada, incluyendo columnas, vigas y traviesas de ferrocarril.


Los nombres moralón y ortegón se usan a menudo indistintamente pero corresponden a especies diferentes. La hoja del moralón no tiene brillo, está cubierta por una fina vellosidad y su inflorescencia es verde, mientras que la hoja del ortegón (Coccoloba rugosa) es lustrosa, no tiene vellos y su inflorescencia es roja. El tronco del moralón puede sobrepasar los 2 pies de diámetro, mientras que el del ortegón no alcanza el pie de diámetro.