Maderas de Puerto Rico

 

Prerocarpus- Pterocarpus indicus, P. macrocarpus (Fabaceae)

 

El pterocarpus es un árbol siempre verde, aunque durante el periodo más seco del año pierde brevemente la mayoría de sus hojas. Es grande, capaz de alcanzar los 125 pies de altura, con tronco de 5 o más pies de diámetro. Se caracteriza por su copa extendida, con ramas curvas colgantes; su tronco con raíces tabulares; su corteza grisácea, áspera, que secreta una savia roja al cortarse; sus hojas compuestas por hasta 11 hojuelas puntiagudas; sus vistosas inflorescencias terminales amarillas, conspicuas desde lejos; y su fruta redonda, con un ala circular que usualmente tiene una espuela. Florece durante la primavera y el verano; los capullos maduran y abren en grupos, por lo que el árbol puede tener muchas flores un día, quedarse casi sin flores al próximo día y florecer nuevamente varios días después. Las frutas se liberan principalmente durante el invierno, con algunas cayendo durante el resto del año. Las ventoleras y la escorrentía dispersan las frutas, que contienen de dos a cuatro semillas.


El árbol es nativo del sureste de Asia. Ha sido introducido para ornato y sombra a la Florida y a través de los trópicos. Se introdujo a Puerto Rico en la década de 1920 y se ha sembrado mucho en patios, urbanizaciones, parques, carreteras y recintos universitarios.


La albura es pálida y se distingue fácilmente del duramen, que es pardo-dorado, a veces con matiz rojizo. La madera es medianamente pesada, con fibra mayormente recta, poros abiertos y anillos de crecimiento conspicuos. Seca al aire lentamente, con poca degradación y es estable ante los cambios de humedad. La madera recién cortada produce un tenue olor a rosas y el aserrín puede irritar la nariz y los ojos. Se usa ocasionalmente para muebles, artículos torneados, instrumentos de cuerda y artesanías diversas. En su distribución natural se usa para ebanistería, paneles decorativos, pisos, tallas, instrumentos musicales, carpintería y construcción.


Hay dudas sobre cuál de las dos especies introducidas de Pterocarpus abunda más en la Isla. Las hojas y las frutas de P. macrocarpus son más grandes que las de P. indicus (macrocarpus significa fruta grande), pero la variación en ambos caracteres dificulta la identificación de algunos árboles. La madera de ambas especies es similar.