Maderas de Puerto Rico

 

Tachuelo- Pictetia aculeata (Fabaceae)

 

El tachuelo es un arbusto o árbol caducifolio, pequeño o mediano, de hasta 20 pies de altura con tronco de 8 pulgadas de diámetro, aunque en tiempos pasados se cortaron árboles de 30 o más pies de altura con tronco de 1 pie o más de diámetro. Se caracteriza por su tronco que surge del suelo individualmente o como varios tallos; su corteza pardo-grisácea lisa que se separa en placas; sus ramas espinosas; sus hojas de hasta 4.5 pulgadas de largo, compuestas por hasta 25 hojuelas ovaladas, cada una con una espina apical; sus racimos laterales de vistosas flores amarillas, cada una de hasta 1 pulgada de largo; y sus vainas aplanadas, peludas, de hasta 2 pulgadas de largo, con una a seis semillas. En Guánica comienza a florecer a finales de marzo, luego de las primeras lluvias de la primavera, y florece nuevamente con más intensidad en octubre. Las frutas maduran unas seis semanas después de caer la flor; las vainas maduras no abren y aparentemente se dispersan con el viento y la lluvia.


El árbol es nativo de La Española, Puerto Rico e Islas Vírgenes. Crece en ambientes secos, mayormente en la zona caliza del sur de la Isla. No se siembra para ornato, quizás porque no desarrolla una forma atractiva y porque es espinoso, pero cuando florece es muy llamativo. Se ha usado para hacer bonsais.


La albura es blancuzca y se distingue fácilmente del duramen, que varía de amarillo a pardo-dorado, oscureciendo en presencia de luz intensa. Se parece al guayacán por su densidad, albura pálida y duramen pardo, pero no tiene el matiz verdoso de esa madera ni es aceitosa. También puede confundirse con el aceitillo, pero el tachuelo no produce olor característico al cortarse. Se usa ocasionalmente para tallas, artículos torneados y artesanías. Los árboles grandes se cortaron hace mucho tiempo para usar la madera en construcción.