Maderas de Puerto Rico

 

Yagrumo macho- Schefflera morototoni (Moraceae)

 

El yagrumo macho es un árbol siempre verde mediano, generalmente de hasta 60 pies de altura, con tronco de 1.5 pies de diámetro, pero en otros lugares puede alcanzar los 100 pies de altura, con tronco de 2.5 pies de diámetro. Se caracteriza por su copa compacta, en forma de sombrilla, formada por pocas ramas gruesas con las hojas agrupadas al final de las mismas; su tronco pálido, liso, anillado, generalmente sin ramas por muchos pies; sus hojas grandes, circulares, compuestas por hasta 11 hojuelas que parten de una misma base, el envés de las hojuelas pardo-verdoso o dorado en árboles maduros; sus inflorescencias terminales grandes, compuestas por numerosas florecitas amarillo-verdosas con vellosidad fina; y sus frutas de hasta tres octavos de pulgada de ancho, verde-grisáceas, ovaladas, cada una con dos semillas. Florece con mayor intensidad de octubre a diciembre y las frutas maduran principalmente de noviembre a junio. Las frutas son consumidas por más de quince especies de aves que dispersan las semillas; las frutas que caen al suelo son dispersadas por la escorrentía. Las semillas germinan cuando una abertura en el dosel provee suficiente luz.


El árbol es nativo de México, Centroamérica, las Antillas Mayores, y el norte y el oeste de Sudamérica. Ha sido introducido a la Florida. En Puerto Rico crece en una diversidad de suelos desde los llanos costeros húmedos del norte, a través de los mogotes, hasta las laderas de la cordillera. Coloniza claros causados por caídas de árboles, deslizamientos de tierra, huracanes, desmontes y construcciones, donde las plántulas obtienen la luz abundante que requieren para crecer.


La albura y el duramen no se distinguen. La madera es de color crema pálido uniforme, liviana, lustrosa, de textura bastante fina y fibra recta. Sus anillos de crecimiento no son evidentes, es muy fácil de trabajar, y seca rápido pero con curvatura considerable. Para evitar que la manchen los hongos y la barrenen los insectos, los troncos deben aserrarse y la madera apilarse poco después de cortarse el árbol. Se usa ocasionalmente para la tapa del tiple y del cuatro puertorriqueño, y para los refuerzos internos de estos instrumentos. En otros lugares se usa para carpintería, divisiones internas de casas, juguetes, cajas, panel de bajo costo y pulpa para papel. Se cultiva para la producción de palillos de fósforo, de lo cual deriva el nombre matchwood.