Amor de caracoles
 

Los caracoles también se enamoran, pero con una gran diferencia si los comparamos con la gran mayoría de los animales o con nosotros. Los caracoles son hermafroditas, lo que significa que son macho y hembra a la misma vez. ¿Por qué entonces buscarse una pareja? ¿Por qué no mejor autofecundarse y ya? Esta pregunta ha sido materia de mucha discusión entre los biólogos, y la contestación más favorecida es que la fecundación cruzada (con otro individuo) favorece la diversidad genética que le permite a la especie adaptarse con más efectividad a los cambios ambientales. Pues aquí están los dos enamorados... uno fecundando al otro para más tarde ambos poner huevos. Padres y madres a la vez.