Flor de ceiba
 

Todo el mundo ha visto el árbol de ceiba pero pocos han visto su flor. Las ceibas florecen durante el invierno y la primavera, o sea durante la época seca del año, generalmente luego de haber perdido las hojas para conservar agua y antes de producir el follaje nuevo. Una ceiba florecida es un evento espectacular debido a la abundancia y la belleza de las flores, aunque no es un espectáculo preparado para los humanos, sino irónicamente para unos seres que sólo salen de noche y que por lo tanto no pueden apreciar la colorida floración. Me refiero a los murciélagos, para quienes la ceiba produce una copiosa cantidad de néctar como recompensa por visitar el árbol y llevar polen de una flor a otra.