Flor de tabonuco
 
 

Cada fotografía tiene una historia, unas más interesantes que otras, en su gran mayoría conocidas sólo por el fotógrafo. Tomé esta foto en El Verde, cerca de El Yunque, para ilustrar mi trabajo sobre las maderas de Puerto Rico. El reto principal que tuve para tomarla fue que los árboles de tabonuco son muy altos y florecen arriba en la copa. Por lo tanto, para fotografiarlas fue necesario subir hasta el tope de una alta torre de metal, que empujada por el viento crujía y se mecía de lado a lado. Con los nervios de punta y las rodillas temblando subí la torre y abrazado a uno de sus tubos, con la ramita en una mano y la cámara en la otra, tome la foto. Cada vez que la miro me transporto al tope de aquella torre y recuerdo los árboles de tabonuco, la brisa fresca de la mañana, la bella vista de la Sierra de Luquillo, la suerte que tuve de captar la imagen y el alivio de no tener que repetir la experiencia.